Areños

Su nombre podría tener su origen del eusquera "ar-enea" cuya traducción es "finca del valle" aunque algunas teorías no descartan que provenga de un primitivo repoblador denominado “Arenius”.

Es citado en documentos del siglo XII por Alfonso VIII.

Durante la guerra fue incendiado junto a un barrio denominado Rio de las Casas, que no fue reconstruido tras el incendio.

En el año 2014 la Asociación de Naturalistas Palentinos, consiguió mediante una campaña de sensibilización y recaudación de fondos, la creación de una red de micro reservas de mariposas en Areños, Lores y otras localidades incluidas en el Parque Natural Fuentes Carrionas- Fuente Cobre-Montaña Palentina con el fin de proteger entre otras especies a la mariposa hormiguera oscura.

Es un edificio de mampostería que conserva la espadaña y la portada de origen románico.

Consta de una nave cubierta con cielo raso y presbiterio con bóveda de crucería.

En su interior destaca la forma singular de su altar junto con algunas imágenes: La Virgen con el Niño, San Sebastián y Cristo del s.XVI, San Antón del s.XVIII y San Miguel.

La minería supuso en La Pernía durante un tiempo la principal fuente de ingresos.
A finales del s.XIX, sus pedanías se poblaron debido a la oportunidad laboral que ofrecía la laboriosa tarea de la extracción del carbón.
Y es en los alrededores de Areños donde se encontraban la gran mayoría de las minas que componen la antigua cuenca minera de la Pernía, concretamente en medio del triángulo que forman Areños, Casavegas y Lores.
Próxima a la población se encontraba la mina Vasco Cántabra, que contaba con dos cables aéreos con los que se enviaba el mineral al otro lado del río, para su transporte.
Desgraciadamente toda la infraestructura minera se desmontó al comenzar el declive de la minería, ya sea para aprovechamiento en otras minas que continuaban en funcionamiento o para su venta como chatarra.