Consejos para el peregrino

  • Prepárese físicamente e infórmese antes de comenzar el camino. Ande unos días antes con el mismo calzado que utilizará en el camino y con un peso en la espalda parecido al que va a llevar. Obtenga toda la información posible sobre las rutas, albergues, servicios, etc 

  • Prepare el equipaje. Sobre todo no olvide su documentación: DNI o pasaporte y tarjeta sanitaria.

  • Lleve un botiquín con antiséptico, material de cura, analgésicos, antiinflamatorios, aguja hipodérmica e hilo para la cura de ampollas, repelente de mosquitos, antihistamínicos en caso de alergias, antifúngicos y crema de protección solar.

  • Utilice ropa cómoda adaptada a la época en la que se realice la peregrinación y lleve siempre alguna muda,chubasquero o capa, cubremochilas impermeable de color llamativo, saco de dormir, esterilla y neceser de higiene dentro de la mochila

  • Su mochila no debe pesar más de 10 Kilos.

  • Si va a ir en bicicleta, es obligatorio el uso del casco y el chaleco fosforescente. Evite mochilas o peso en la espalda.

  • Utilice calzado de travesía con Goretex, flexibles y transpirables. Es aconsejable una bota alta que abrace el tobillo para evitar esguinces. Lleve unas chanclas para usar en la ducha y calzado cómodo de recambio para descansar los pies al final de travesía y en albergues

  • Vigile su alimentación para prevenir posibles gastroenteritis.  

  • Beba agua  o líquido durante el día, aunque no tengas sed, lleva una cantimplora o bebe únicamente de fuentes que indiquen su potabilidad.

  • Beba un zumo, un té o un café con leche para arrancar, y en el primer pueblo que puedas o antes si lo llevas preparado, almuerza bien.

  •  Durante el día no haga comidas copiosas. En el camino pique algunos frutos secos y alimentos ligeros. Las barritas de cereales son estupendas para tapar los agujeros del estómago. Cene al menos dos horas antes de acostarse.

  • Inicie la jornada lo más temprano posible y protéjase del sol (crema, sombrero, gafas).

  • Haga estiramientos antes de salir.

  • Es fundamental el cuidado de los pies. No es recomendable ducharse por la mañana  con agua demasiado caliente, ya que predispone la piel para rozaduras o ampollas.

  • Evite lavarse y bañarse en aguas que puedan estar contaminadas (no aptas para el baño) ya que pueden ser vías de transmisión de infecciones de ojos, oídos e intestinales.

  • Respete las propiedades privadas, evite molestar a los animales en libertad y cuide los edificios históricos.

    ¡BUEN CAMINO!