Lebanza

Uno de los primeros edificios que nos recibe al llegar a la población posee una hornera en su planta superior, antiguamente casi todas las casas horneaban su propio pan y la cocina en este caso, se ubicaba en la planta superior.

Más adelante nos encontramos con La Casa del Pueblo, donde antiguamente se ubicaba la escuela.

En el interior del pueblo se pueden apreciar varias casas con arquitectura tradicional, típicas de la zona cantábrica que se diferencian por su tejado a tres aguas.

Saliendo en dirección a la Abadía de Lebanza hallaremos la Fuente de la Cueva.

El agua de esta fuente es canalizada y embotellada desde el año 2008, cuando se instaló en San Salvador de Cantamuda una planta embotelladora de agua.

Al sur del pueblo, en el paraje de Matarroyal, que algunos paisanos afirman que pertenece a San Salvador, existe un roble de más de 300 años y 8,3 metros de perímetro incluido en el catálogo de especies singulares de Castilla y León.


Es una construcción del s.XVI. 

Se trata de un edificio de una sola nave donde  tanto el presbiterio como la capilla se cubren con bóvedas de crucería estrellada.

Como en la mayoría de iglesias de la zona el elemento más llamativo es su espadaña románica.

En su interior destacan un armario relicario del s.XVII, imagen de la Virgen con el Niño del primer cuarto del siglo XIV y la imagen en honor al patrón de la parroquia, San Sebastián del s.XIV.

Fue fundada por los Condes de Peñas Negras Alfonso Díaz y su mujer Justa, señores de Carrión, Saldaña y Liébana en el año 932 con el nombre de Santa María de Nebantia.

Según la tradición este primitivo santuario se erige en el mismo lugar donde dicen que se apareció la Virgen María sentada en una peña.

Fue uno de los centros religiosos más importantes de la zona con derechos y privilegios sobre muchas villas y lugares.

En el s.XII, el obispo Don Raimundo levanta sobre los restos de la primera ermita otra de estilo románico, de la cual sólo se conservan dos capiteles que, en 1927 fueron vendidos al Fogg Museum de Harvard, en Estados Unidos.

En uno de ellos se muestra la figura de Cristo en Majestad exhibiendo sus heridas con cuatro discípulos en las caras laterales, dos en cada lado.

En el ábaco se puede leer la siguiente inscripción:

PETRUS CARO PRIOR [F]ECIT ISTA (m) ECLESIA (m) ET DOMUS ET CLAUSTRA OM (ni) A QUE AB E(o) FU[N]DAT[A] E(ra) MCCXXIII

Galería de la pieza en el Fogg Museum.

En el otro se muestran dos mujeres santas junto a un ángel contemplando el sepulcro, en la cara derecha la tercera mujer santa (Las tres Marías) y en la cara izquierda un jardinero.

En el ábaco se lee la siguiente inscripción:

ISTO: ARCO FECI[T] RODRICUS GUSTIUT (us) VIR VALDE BONU[S] MILITE(s) ORATE PRO IL(1)O

Galería de la pieza en el Fogg Museum

Desde 1284 a 1454, siendo monasterio, recibió muchas donaciones y privilegios de varios reyes como Sancho IV, Alfonso XI, Pedro I, Enrique II, Juan I y Juan II.

En 1747 un incendio destruyó parcialmente el templo del s.XII que ya presentaba un estado semi ruinoso.

Así pues entre 1776 y 1780 por mandato de Carlos III, (gran devoto de la virgen de este lugar, se procedió a la reconstrucción de la Residencia de Canónigos, obra realizada por Francisco Valzania con planos de Sabatini.

Y entre 1780 y 1787 se reconstruyó la iglesia según dirección de Francisco de Valzania.

La iglesia tiene planta central neoclásica en forma de cruz griega.

En el presbiterio se leen dos inscripciones que dicen:

«A eterna memoria de Carlos III Rey y patrono de esta iglesia que por su amor y especial devoción a la Virgen Ntra. Sra. de Alabanza aquí aparecida colocada después en su ermita extendida a hospital erigida a monasterio reparado y reedificado por el Rey Alfonso I, refugio y residencia a los Obispos de Palencia en la invasión sarracena con el privilegio del año 932 referente al otro del reinado de Alfonso II, Emperador Alfonso VII del 1142 y del rey D. Alfonso VIII."

"El Conde D. Rodrigo Gustios tomándolo todo bajo su real protección amplificado y fabricado nuevamente con limosnas del reino en el año 1185 a expensas de su real munificiencia y herario la construyó y edificó nuevamente el año 1780 y para conservar el culto en este antiquísimo monumento del celo de sus augustos progenitores aumentó la dotación de ella en el año 1785."

Encontramos también una imagen de la Inmaculada del siglo XVI y otra de San José con el niño del s.XVIII.

A partir de 1787 se vuelve a habitar hasta que en 1808 comienza su declive con el expolio de las tropas Napoleónicas durante La Guerra de la Independencia.

En 1863 por la Desamortización de Mendizábal la abadía es subastada y todas sus reliquias y documentos son transladados a Palencia.

Durante el tiempo que pertenece a la propiedad civil privada, la Abadía pasa por varios dueños y diversas utilidades : explotación agropecuaria, hostelería, colonias escolares, sanatorio de tuberculosos...

Antonio Agustín Costa la adquiere en 1929 y la transforma en un Hotel de Montaña, que es citado por Camilo José Cela en su libro San Camilo, (1936).

El Obispado Palentino adquiere la Abadía en 1943 instalando en ella el Seminario Menor. En esta época se amplió el edificio hacia el oeste, construyéndose un nuevo patio.

Se puede diferenciar claramente la parte nueva sobre la del siglo XVIII porque esta última tiene el suelo de la planta de arriba de madera vista, mientras que la zona nueva es de losetas.  

Alrededor de la abadía había cuatro edificios con cuadras, panadería, carnicería, molino... e incluso un pequeño puesto de la Guardia Civil cuyos guardas eran además artesanos, para ser auto suficientes durante los meses de aislamiento por las nevadas.

Llegado 1960 el Seminario se trasladó y la abadía quedó únicamente como seminario de verano. Durante años vinieron a la abadía a dar cursos y charlas importantes intelectuales de la época.

Actualmente el edificio se utiliza en los meses de verano para colonias y campamentos.